Cómo Ayudar a los Niños a Desarrollar la Inteligencia Emocional

¿Te has preguntado cómo ayudar a los niños a desarrollar la inteligencia emocional?

Los adultos debemos ayudar a los niños a poder entender sus emociones, ponerles nombre y, posteriormente, gestionarlas de manera eficaz.

No es una tarea fácil puesto que, muchas veces, los mismos adultos no saben de qué modo manejar los propios sentimientos. Es por ello, que considero vital que quienes tenemos la responsabilidad de criar y educar a los más pequeños desarrollemos nuestra inteligencia emocional para luego indicar a otros cómo se hace.

Para Goleman, la inteligencia emocional es la capacidad de reconocer sentimientos propios y ajenos, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones.

Inteligencia emocional

¿Qué podemos hacer para ayudar a los niños a gestionar sus emociones?

Cuando tu hijo experimente alguna emoción incómoda (no las llamaremos «emociones negativas» ya que las emociones no son ni buenas ni malas, simplemente aparecen y hay que aprender a lidiar con ellas) puedes ayudarlo con algunos de estos consejos que te propongo a continuación:

Ponte a su altura

Trata de no mirar al niño desde arriba, desde tu perspectiva sino que debes bajar a su nivel para poder establecer contacto visual y una mayor conexión con él. De esta manera, te sentirá más cerca y podrás establecer mayor confianza.

Ayúdalo a reconocer qué fue lo que lo puso así

Es muy importante ayudarlos a reconocer la emoción que apareció y qué fue lo que la originó, es decir, cuál fue el motivo por el cual se sienten enfadados, nerviosos, ansiosos, tristes o con miedo.

Si son muy pequeños, la idea es que la puedan dibujar y expresar a través del dibujo su sentir. Cuanto más grandes sean en edad, pueden apelar al diálogo, o bien, a la escritura en un diario personal.

Inteligencia emocionalValida su emoción

Es fundamental que no minimicemos la emoción por la que el niño está atravesando por más que a nosotros, los adultos, nos parezca que «no es para tanto» que se sientan así.

Puedes optar por poner en práctica ciertas intervenciones para contribuir con el desarrollo de la inteligencia emocional de los niños, como por ejemplo:

«Es cierto, eso da miedo pero estamos juntos y yo te puedo proteger».

«¿Puedes dibujarme lo que te da miedo?»

«Vamos a investigar eso que te da miedo».

«Está bien sentirse triste a veces».

«Los mayores también nos enfadamos pero tenemos otra forma de expresarlo».

«Puedes enfadarte pero no está bien hacer daño».

Hazle saber que estás ahí

También podemos poner en práctica ciertas frases para que el niño sepa que puede contar con nosotros cada vez que lo necesite. Aquí también te comparto algunas intervenciones que podrían ayudarte:

«¿Qué puedo hacer para que te sientas seguro?»

«Respira profundo e intenta contarme qué es lo que te ha enfadado».

«Te escucho y te entiendo./Estoy contigo».

«¿Cómo te puedo apoyar?»

«Me quedaré por aquí cerquita por si me necesitas».

«¿Quieres un abrazo?»

Enséñale técnicas de autorregulación emocional

Ayudar a los niños a desarrollar la inteligencia emocional implica poder hacer, por ejemplo, un listado con propuestas para llevar a cabo en caso de sentirnos tristes, nerviosos, enfadados o con miedo.

Podríamos armar un rincón o una caja de la calma, con elementos como colchonetas, botellas sensoriales, squishys o globos rellenos con harina, pop it, peluches, mandalas para colorear, etc.

También se les podría indicar diversar técnicas de respiración, o contar con tarjetas de mindfulness, libros de literatura que aborden las distintas emociones.

Incorporar hábitos como: escuchar música, cantar, bailar, realizar caminatas, darse una ducha o simplemente realizar alguna actividad que les guste mucho.

Armar un emocionómetro donde poder medir la intensidad de la emoción también es una buena propuesta para luego gestionarla de la manera que más vaya con su personalidad.

emociones

 

 

Aprender a reconocer y gestionar las propias emociones no es una tarea fácil y tampoco es algo que se aprende de un día para el otro. Es un recorrido que debemos ayudar a transitar.

Con escucha activa, diálogo constante y brindando opciones para que los niños aprendan a manejar sus emociones, es un gran comienzo para llegar a alcanzar, no solo la inteligencia emocional, sino también un buen desarrollo de la salud mental y espiritual.

VIDEO: ¿CÓMO AYUDAR A LOS NIÑOS A GESTIONAR SUS EMOCIONES?

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *